lunes 22 de julio de 2024 - Edición Nº356

Política general

Nueva Canarias Lanzarote

Nueva Canarias anima a Arrecife a recuperar el espíritu de León Tejera “El jardinero de Las Maretas” para conservar y cuidar los huertos y jardines vecinales

El Comité Local de Arrecife considera que los huertos y jardines vecinales deben ser parte de la planificación urbana de la ciudad puesto que mejoran la salud y el bienestar de los vecinos


por Politican


El Comité Local de Nueva Canarias-Bloque Canarista (NC-bc) en Arrecife ha expresado su malestar y rotundo rechazo ante el acto vandálico que ha sufrido un jardín vecinal en el barrio de Titerroy, que ha quedado totalmente destrozado.

 

Este jardín fue replantado gracias al altruismo de un vecino del barrio que se ha dedicado a mejorar y cuidar la zona para el disfrute y bienestar de sus vecinos y vecinas. Como apunta la información dada por los medios, el espacio estaba abandonado hasta que el vecino lo acondicionó y restauró las plantas, haciéndolo más amable y sostenible.

 

Para Sheila Guillén, portavoz del Comité Local de NC-bc en Arrecife, “existen en la capital huertos y jardines vecinales que son producto del altruismo y la labor comunitaria de los vecinos y vecinas de los barrios”. Unos espacios vecinales, señala Guillén, “que mejoran el entorno urbano, incentivan a la participación y potencian la calidad de vida de la comunidad”.

 

Recuerda, del mismo modo, la figura y la labor que desempeñó León Tejera que “diseñó, construyó y cuidó el jardín de Las Maretas de Argana Baja, que anteriormente era un solar abandonado por el Ayuntamiento”, un jardín, señala la portavoz, “que hoy se encuentra en un estado de preocupante abandono por la dejadez del Ayuntamiento, alejado del cuidado y excelencia con que lo tenía León Tejera”.

 

Así, desde NC-bc creen necesario que el Ayuntamiento de Arrecife recupere ese espíritu de León Tejera y otros como Julián de León “Jardinero de Arrecife”, y elabore un censo de estos espacios comunitarios, otorgándoles mejores condiciones de seguridad, conservación y divulgación. Para los canaristas, “estos espacios son verdaderos palacios del pueblo de Arrecife, que más allá de reforestar o embellecer las zonas urbanas, mejoran las relaciones intergeneracionales, reducen el aislamiento social, aumentan la cohesión, y hacen aumentar el sentimiento por el vecindario”.

 

“Existen numerosos estudios que señalan que estas zonas sociales al aire libre mejoran la salud y el bienestar de los residentes. Fomentan la cohesión social, la actividad física, disminuye el estrés, la ansiedad, la ira y la tristeza, además de contribuir a la convivencia entre los vecinos”, comenta Sheila Guillén, que apunta a varias funciones de los huertos y jardines vecinales como la “alimentaria, la ambiental-urbanística, la social, la cultural y la estética”.

 

Por ello, desde NC-bc instan al grupo de gobierno de Arrecife a incorporar estos espacios en la planificación urbana de la ciudad como parte de las políticas de bienestar social, medioambiental y educativas”.