viernes 01 de marzo de 2024 - Edición Nº213

Ayuntamientos

Telde

Telde sancionará los incumplimientos del mercadillo de Jinámar y Narea

La Concejalía de Mercados, que dirige Carmen Batista, inicia el expediente de regulación de los recintos públicos en base a la ordenanza municipal


por Politican


La Concejalía de Mercados, que dirige Carmen Batista, anuncia que se notificará a todas las personas que colocan sus puestos en los tradicionales mercadillos de Jinámar y Narea para su regulación inminente. El área pretende actualizar los datos de los instalados y proceder al inicio de los expedientes sancionadores de quienes no cumplan. Además, desde el área se trabaja en un nuevo documento que actualice la ordenanza y se adapte a los requisitos actuales. 

 

Esta semana se convocó una mesa técnica entre el personal de Mercados y la Policía Local de Telde con el fin de pautar las acciones que normalizarán los mercadillos. En los próximos días se le requerirá a los comerciantes asentados en los recintos aportar la documentación necesaria, con el fin de contrastar los datos con los informes de la concejalía, lo que dará cobertura a los puestos adjudicados y autorizados por el Ayuntamiento. De lo contrario, deberán dejar de instalarse en el recinto público y, en caso de continuar con la actividad, la institución procederá a la correspondiente sanción y derivación del expediente a las administraciones oportunas. 

 

Una vez actualizados y reglados los mercadillos, la intención de la Concejalía es sacar una nueva convocatoria para adjudicar los espacios libres, dándole entrada y, por tanto, una oportunidad a nuevos puestos. El objetivo de Mercados es “crear espacios atractivos y recuperar el espíritu de su creación, con el fin de atraer a más usuarios”, puntualiza Batista. Asimismo, se planea la dinamización de los mercadillos, al igual que una batería de mejoras. 

 

La concejala declara, además, que “este tipo de mercadillos, que desde hace décadas atrae al municipio gente de toda la Isla, deben cumplir siempre con la normativa vigente, por el bien de los usuarios y de la propia supervivencia del evento. Es muy importante mantener esta tradición activa y saneada para continuar velando por el desarrollo económico de la ciudad”.